close

  • Ser fiel a mi Patria, la República de Polonia
  • ECONOMÍA

  •  

    Polonia, ubicada en el corazón de Europa, por cientos de años representó un importante centro económico que unió a través de numerosas rutas comerciales a Europa con Asia y al Norte con el Sur de Europa. En la última década, gracias a las transformaciones político-económicas, la economía polaca ha crecido con un ritmo alto y sostenido. En los últimos años, contrario a lo sucedido en otros países de la Unión Europea, Polonia no cayó en recesión. En 2009 por ejemplo, año en que se registró una caída del PIB en todos los países de la Unión Europea, Polonia obtuvo un crecimiento del 1,6% con respecto a 2008; en 2010 un crecimiento del 3,9%, y en el año 2011, del 4,3%, muy por encima de la media comunitaria. Polonia se ha convertido en un importante foco de inversiones; solo en la última década atrajo cerca de 90.000 millones de euros, en 2011 la inversión extranjera directa fue en Polonia, de 9.000 millones de euros. Entre los atractivos para la inversión en Polonia, no solamente se destacan su ventajosa posición geográfica, la estabilidad socio-económica interna  y su pertenencia a la Unión Europea, sino también, contar con una población laboral relativamente joven y bien capacitada, la amplia estructura del portafolio de productos de sus exportaciones, el crecimiento sostenido del PIB y una inflación estable. En relación con el comercio internacional, el valor de las exportaciones polacas en el período 2000-2010 creció cerca de 3,5 veces; particularmente se registró una notable dinámica de crecimiento en los primeros años después de su ingreso a la UE, cuando este índice superó el 20% anual. En 2011 las exportaciones polacas fueron de 190.247,5 millones de dólares y las importaciones de 212.330,9 millones de dólares. El principal socio comercial de Polonia es Alemania; la participación de este país en las exportaciones polacas, fue del 25,8% en 2011 y del 22,3% en las importaciones.

     

    En relación con Colombia, Polonia presenta desde 2002, una tendencia de crecimiento sostenido en el flujo del comercio bilateral. Tendencia que experimentó una aceleración con la entrada de Polonia a la estructura de la Unión Europea. El volumen de negocios polaco-colombianos, según los datos reportados por la Oficina Central de Estadísticas polaca, alcanzó en el año 2011 los 193,13 millones de USD, con un saldo de intercambio comercial negativo para Polonia, pues las exportaciones polacas a Colombia fueron de 52,86 millones de USD, mientras que las exportaciones colombianas a Polonia alcanzaron los 140,26 millones de USD.

     

    El principal rubro de las exportaciones polacas a Colombia corresponde a productos de metales innobles (especialmente a recipientes para gas comprimido o licuado y perfiles de acero rectos y angulares), fertilizantes, productos de química industrial (ácidos carboxílicos, carburos, soda cáustica e hidróxido de potasio), lámparas y tubos de incandescencia, productos cosméticos y de perfumería, llantas, equipos mecánicos y eléctricos, incluyendo aparatos de telefonía, impresoras Offset y cuchillas de afeitar. En las importaciones provenientes de Colombia predomina el carbón bituminoso que representa un poco más de la mitad de las importaciones totales, los productos agrícolas (principalmente banano con un 23,9% de las importaciones provenientes de Colombia, cítricos diferentes a limones y naranjas y café en grano), así como productos alimenticios preparados (derivados del café - 10,6% y productos de confitería - 5%).

     

    Teniendo en cuenta el inmenso potencial de desarrollo que tiene la cooperación económica entre Polonia y Colombia, la Embajada de Polonia invita a los empresarios colombianos a explorar las diversas posibilidades que ofrecen los diferentes sectores de la economía, especialmente de los que se reseña a continuación:     

     

     

    Minería del Carbón: la explotación de carbón en las tierras polacas se remonta a la antigüedad. Polonia no solo exporta el carbón y sus derivados, sino también maquinaria de explotación especializada, equipos de salvamento y tecnología.

     

    Minería y fundición de cobre: Polonia posee ricos yacimientos de cobre y una gran capacidad para su transformación. Ofrece por ello, cobre de excelente calidad como materia prima y un alto número de derivados y productos de cobre para la industria.

     

    Industria Química: es una de las áreas de mayor desarrollo dentro de la economía polaca. Aprovechando materia prima de procedencia nacional (azufre, sal gema, cal, carbón)  e importada, cientos de fábricas producen pinturas, colorantes, fertilizantes, pesticidas, productos farmacéuticos de uso humano y veterinario, plásticos, cosméticos, llantas y muchos otros productos sintéticos.

     

    Siderurgia: las plantas siderúrgicas polacas, localizadas al sur de Polonia junto a las minas de carbón, ofrecen una buena variedad de productos: acero laminado en frío y en caliente, tubos, perfiles, cables, elementos de ensamble, piezas pequeñas y de gran envergadura, entre otros. 

     

    Máquinas-Herramienta: Polonia se destaca por la producción de excelentes máquinas-herramienta para el mecanizado de metales, entre ellas se encuentran tornos, rectificadoras y complejos centros de maquinado con control numérico, herramientas de corte y útiles para estas.

     

    Maquinaria y Equipos: en Polonia se produce maquinaria en prácticamente todas las ramas de la industria (metalmecánica, alimenticia, de la construcción, maderera, química, etc.), diferentes tipos de equipos eléctricos y electrónicos, instrumentos de medición y control, motores eléctricos y de combustión, bombas, válvulas y equipos médicos, ópticos y de precisión, entre otros.

     

    Industria Marítima y Naval: Polonia cuenta con un muy buen desarrollo en este importante sector de la industria. Los astilleros polacos están considerados entre los mejores del mundo y sus yates se exportan a casi todo el mundo. Polonia ofrece además, equipos portuarios, servicios de ingeniería para la construcción de diques, maquinaria e implementos para el sector pesquero, entre otros.

     

    Industria Aeronáutica: la industria aeronáutica polaca tiene como bandera la producción de pequeños aviones utilizados para esparcir semillas, abonos y fertilizantes, en la extinción de incendios y en el transporte de pasajeros. Polonia también es fabricante de helicópteros y planeadores deportivos.

     

    Sector Automotriz: la industria automotriz polaca sobresale por la producción de sus propios autobuses y tractores, los que son muy reconocidos en otros países. Se producen además, automóviles y vehículos utilitarios de las más afamadas marcas mundiales. Esta oferta se complementa con la producción de remolques, partes de repuesto y accesorios.

     

    Transformación de la Madera: la industria de la transformación de la madera cuenta con una larga tradición en Polonia. En los últimos años experimenta un proceso de rápido desarrollo y una tendencia creciente en sus exportaciones. Polonia es uno de los líderes mundiales en la producción de muebles.      

     

    Tecnología amigable con el medio ambiente: en los últimos años Polonia se sometió a una exitosa transformación orientada hacia la “economía verde”. La industria polaca ofrece tecnología en el campo de la energía renovable, sistemas para el manejo de desechos y aguas residuales y muchas innovaciones tecnológicas ecológicas.

     

    Industria Alimenticia: la comida polaca se caracteriza por su sabor original y por la utilización de ingredientes naturales. Entre los productos de exportación listos para el consumo, sobresalen los encurtidos, embutidos, quesos y el jugo de manzana.

     

    Bebidas alcohólicas: Polonia es uno de los productores más importantes de vodka y cuenta con marcas de renombre mundial. Existen diferentes variedades y marcas.

     

    Productos cosméticos: La industria cosmética polaca es una de las más importantes y ricas de Europa. En 2011, según los datos suministrados por el Departamento Central de Estadísticas polaco, las exportaciones de cosméticos fueron de dos mil trescientos setenta y cinco millones de dólares, con un crecimiento del 5% en relación con el año 2010. 

     

    Cristalería: una milenaria tradición, unida al talento e ingenio de sus diseñadores y artesanos, permiten que Polonia, pueda ofrecer al mundo maravillosos y variados productos de cristalería.

    Print Print Share: