close

  • Ser fiel a mi Patria, la República de Polonia
  • NEGOCIOS CON POLONIA

  • A partir del 1 de mayo del 2004, Polonia es miembro de pleno derecho de la Unión Europea. Este hecho influye significativamente en nuestras relaciones económicas y comerciales, ya que en el presente, hacemos parte de un mundo globalizado, en donde las relaciones bilaterales están inscritas en el marco de las relaciones multilaterales, entre las organizaciones y bloques políticos. El ingreso de Polonia en la Unión Europea crea una nueva situación también para los empresarios colombianos, porque Polonia adoptó el arancel de aduanas común. Esto significa, por ejemplo, que los productos colombianos gozan de los mismos beneficios arancelarios que les otorgan otros países de la Unión o que las empresas constituidas en Polonia con el capital extranjero, pueden vender sus productos en todo el mercado comunitario sin ningún tipo de gravámenes arancelarios. Las relaciones entre Polonia y Colombia tienen varias dimensiones: tanto bilateral como, multilateralmente, en el marco de dos bloques político-económicos de los cuales forman parte los dos países: la Unión Europea y la Comunidad Andina de Naciones.

    La Unión Europea es el segundo - después de los Estados Unidos - socio comercial de la Comunidad Andina y el segundo inversionista en la misma; es en cambio, el primer donante de ayuda para el desarrollo. A partir del 1 de enero de 2006, funciona el Sistema de Preferencias Generalizadas Plus (SPG Plus), cuya vigencia es de 3 años, o sea que va hasta finales de 2008. Es un Sistema preferencial de comercio destinado a apoyar a los países que combaten el flagelo de los cultivos ilícitos, sobre todo Colombia y Ecuador. Bajo el SPG Plus, alrededor de 7200 mercancías importadas desde la CAN pueden entrar en el mercado de la UE sin aranceles o con un arancel muy bajo. La UE se involucra también, en programas de cooperación con Colombia, destinados a apoyar el proceso de paz ("Desarrollo y Paz") y la activación económica de las regiones amenazadas por los cultivos ilícitos ("Laboratorios de Paz").

    El tema más importante en las relaciones actuales entre la UE y la CAN son las negociaciones del Acuerdo de Asociación. Es un convenio complejo soportado en tres pilares: el diálogo político, sobre los temas de mutuo interés (como los problemas mundiales, la resolución de los conflictos, el terrorismo, los derechos humanos, el cambio climático, el problema de abastecimiento de energía), la cooperación para el desarrollo (lucha contra la pobreza, la exclusión, la desigualdad social) y la cooperación comercial, incluida la creación de una zona de libre comercio entre los dos bloques. Hasta la fecha, se han llevado a cabo tres rondas de negociaciones: la primera, en Bogotá en septiembre del 2007, la segunda en Bruselas en diciembre del 2007 y la tercera, en Quito, en abril del 2008. El gobierno colombiano está interesado en adelantar las negociaciones y firmar el Acuerdo lo más pronto posible. Sin embargo, los problemas principales son: la insuficiente integración de la Comunidad Andina (por ejemplo, todavía no se ha puesto en práctica la libre circulación de bienes, capitales y servicios, ni el arancel común), las objeciones de Bolivia (y en menor proporción de Ecuador) que postulan excluir de las negociaciones algunos temas "sensibles" como la contratación pública, inversiones, servicios y derechos de autor. Las negociaciones también podrían complicarse por las recientes disputas y la suspensión de las relaciones diplomáticas entre Colombia y Ecuador. El mandato de la Comisión Europea desde el principio, ha sido negociar con toda la CAN como bloque, porque uno de los objetivos principales del Acuerdo de Asociación es contribuir a la integración de la Comunidad Andina. Sin embargo, en este momento las negociaciones se encuentran suspendidas por la falta de acuerdo y de una posición unificada dentro de la CAN. La Unión Europea está considerando la posibilidad de avanzar en las negociaciones del pilar comercial de manera individual con los países miembros de la CAN. 

    La firma del Acuerdo de Asociación UE-CAN creará también nuevas oportunidades del desarrollo de las relaciones económicas y comerciales entre Polonia y Colombia. La sola entrada de Polonia en la UE en el 2004, fue un impulso muy positivo para el comercio con Colombia. A partir del año 2002, el intercambio comercial bilateral ha mostrado una tendencia de crecimiento constante. En el año 2002 el volumen del comercio colombo-polaco era alrededor de unos 20 millones de dólares. En el año 2006 subió ya a unos 90 millones, y en el 2007 se ubicó al nivel de 136 millones de dólares. Eso significa que en el transcurso de 6 años, el comercio entre Polonia y Colombia creció casi 7 veces. En cuanto a la balanza comercial, desde hace muchos años se mantiene muy positiva para Colombia. En el año 2007, las exportaciones colombianas a Polonia alcanzaron 104 millones de dólares y las importaciones colombianas desde Polonia sólo 32 millones de dólares, lo que significa, que Colombia tiene un superávit comercial con Polonia de unos 72 millones de dólares. La parte polaca está contenta por el constante crecimiento del comercio bilateral, sin embargo, también está interesada en equilibrarlo, o sea, aumentar las exportaciones polacas a Colombia.

    Polonia está exportando a Colombia sobre todo metales innobles. Los perfiles de acero y otros productos metalúrgicos constituyen casi el 50% de las exportaciones polacas a Colombia. Además, Polonia exporta productos de la industria química, como ácidos carboxílicos, soda cáustica, hidróxido de potasio, etc.; herramientas para la industria metalmecánica y electrónica (incluyendo equipos para telefonía) y textiles. También se consiguen en Colombia, aunque todavía en escala bastante reducida y con precios relativamente altos, algunos productos alimenticios polacos como el "Wódka Wyborowa". Entre las mercancías importadas por Polonia desde Colombia, las más importantes corresponden a productos de origen vegetal, principalmente café y banano (60% del valor de todas las importaciones polacas desde Colombia). Además, se importan productos alimenticios, como las bebidas alcohólicas y sin alcohol y dulces. Un producto bien importante y además bien interesante que Polonia importa desde Colombia es el carbón. Parece curioso porque Polonia es también un gran productor de carbón. Sin embargo, el carbón colombiano es de buena calidad y relativamente barato (en Colombia hay muchas minas a cielo abierto, en cambio en Polonia el carbón se extrae principalmente de minas subterráneas). El sector minero puede ser muy interesante para la colaboración entre Polonia y Colombia. Polonia produce una gran variedad de maquinaria minera para extraer carbón y para el salvamento minero (actualmente en Colombia operan 7 centros de salvamento minero dotados con equipo polaco), exporta tecnologías mineras que bien podrían ser utilizadas en Colombia, tanto para construir nuevas minas, como para modernizar las ya existentes.

    En este momento no hay inversiones polacas significativas en Colombia, ni tampoco colombianas en Polonia. Existen representaciones de algunas empresas polacas, como por ejemplo el Instituto de Belleza Irena Eris en Bogotá y la representación de las líneas aéreas polacas LOT. Para incentivar las inversiones mutuas, sería de gran ayuda suscribir algunos convenios bilaterales, entre ellos, uno para evitar la doble tributación y para la protección recíproca y apoyo a las inversiones. Polonia es un país atractivo para los inversionistas: un mercado grande de casi 40 millones de habitantes, el país más grande entre los nuevos miembros de la Unión Europea, estratégicamente ubicado en el centro de Europa, con mano de obra bien calificada y relativamente barata, en comparación con otros países de la UE. La economía polaca demuestra un crecimiento estable, sobre todo a partir de la entrada del país a la UE. Hay muchas posibilidades de aumentar y desarrollar la cooperación económica, basándonos en lo que ofrece un país y lo que necesita el otro. Además de los productos tradicionales que Colombia exporta a Polonia (café, banano, carbón), se puede ampliar la oferta colombiana con productos como flores, azúcar, joyería (esmeraldas y otras piedras preciosas). Polonia tiene bien desarrollado, entre otros, el sector de la industria aeronáutica que ofrece pequeños aviones para usos especializados, como esparcir semillas, abonos y pesticidas en el campo o apagar fuegos forestales. El sector automotor polaco ofrece automóviles, tractores y autobuses de alta calidad que podrían servir para la infraestructura de transporte colombiana, así como para la agricultura. La industria química polaca produce buenos fertilizantes que podrían ser utilizados en la agricultura colombiana. Y en el transporte - como Polonia tiene mucha tradición en el transporte ferroviario - puede ofrecer cooperación en la construcción de ferrocarriles y vías ferroviarias en Colombia. Como cuenta con una industria marítima y naval bien desarrollada (los astilleros polacos son considerados unos de los mejores del mundo), Polonia podría participar en la reconstrucción y modernización de los puertos colombianos de Barranquilla y Cartagena, por ejemplo, en el proyecto del nuevo "mega-puerto" cerca de Barranquilla. Las empresas polacas podrían participar en dicho proyecto, ofreciendo tanto tecnología, como equipos portuarios.

    ¿Y cuál es el papel de la Embajada? nuestro trabajo es promocionar a Polonia, su economía y su oferta en Colombia, así como facilitar los contactos entre los empresarios colombianos y polacos. En la Embajada funciona el Sistema de Información Económica (SIG, por sus siglas en polaco) que es una base de datos de las empresas colombianas y polacas. Pero nuestra idea es que no sea solamente una base de datos pasiva, sino un sistema activo de búsqueda de empresarios que ofrecen o piensan comprar un producto específico. Si un empresario colombiano, por ejemplo, está buscando un producto o quiere promocionar su empresa, su información puede llegar de manera muy rápida a miles de empresarios y comerciantes polacos. Igualmente, la información sobre la oferta y demanda polacas llega a miles de empresarios colombianos. La Embajada participa en varios eventos comerciales donde promociona la oferta polaca. En julio de 2007 participamos en la Décima Sexta Feria Internacional de la Industria Agropecuaria en Bogotá, donde la Embajada tuvo su propio stand y presentó las muestras de varios fabricantes polacos de alimentos y de maquinaria agrícola. Hemos participado también, en varias ediciones de la Feria Internacional Industrial de Bogotá: este año, a comienzos de octubre, participamos en la Vigésima Séptima Edición de la Feria. La Embajada tuvo su propio stand, compartido con las empresas del sector minero Faser y Entrelink. Las preguntas y demandas de los empresarios colombianos que visitaron la feria, se enviaron a las compañías polacas a través del Sistema de la Información Económica de la Embajada. El 7 de octubre del 2008 organizamos en Bogotá, gracias a la colaboración de la Cámara de Comercio de Bogotá, el Primer Foro Económico Colombo-Polaco.

    La Embajada apoya también las actividades de la Cámara de Comercio Colombo-Polaca, que se formó en el 2003 y que agrupa a los empresarios colombianos interesados en desarrollar cooperación con Polonia.

    Print Print Share: